20 tips para llevar una alimentación vegana y saludable

el

 ¡Hola chicos/as! ¿Qué tal estáis?

  Pensando en qué post escribir esta semana, me ha perecido interesante daros unos consejillos para que podáis llevar una alimentación vegana de un modo totalmente saludable. Incluso si no sois veganos, seguro que puedo inspiraros a introducir más vegetales en vuestra dieta 🙂

  Quiero apuntar que estos tips son generales, dirigidos a personas completamente sanas. Evidentemente, si una persona es diabética no puede tomar frutas en abundancia, por ejemplo, debido a su alto contenido en azúcar. Ante cualquier duda, deberías consultar a tu médico de confianza.

ll
Con mis amadas cerezas, un básico en verano 😉

1.Bebe agua tibia con limón en ayunas

Este gesto hidrata tras una noche sin ingerir líquidos, alcaliniza nuestro cuerpo, ayuda al tránsito intestinal, mejora nuestra piel, uñas y cabello (debido a la vitamina C, que estimula la producción de colágeno) etc.

2. Bebe abundante agua durante el día

Ayuda a limpiar nuestro organismo, mejora la digestión etc.

3. Supleméntate con B12

Esta vitamina no se encuentra en el reino vegetal por lo que, si llevamos una alimentación vegana, debemos suplementarnos. Su carencia afecta a nuestra piel y sistema nervioso.

4. No prescindas de ningún macro ni micronutriente

Es fundamental alimentarse bien e ingerir carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas y minerales.

5. No te obsesiones con las 5 comidas al día

Cada persona necesita un número determinado de ingestas o quizá la misma persona un día necesita hacer tres y otro día, cinco. Debemos escuchar nuestro cuerpo: comer cuando tenemos hambre y parar cuando estemos satisfechos.

6. No te centres en las calorías de los alimentos, sino en su calidad

Los refrescos light, por ejemplo, no tienen prácticamente calorías pero son auténtica basura (pura química, gas, saborizantes, conservantes, edulcorantes etc.) mientras las almendras son calóricas pero están cargadas de grasas saludables, de proteína de calidad, de vitamina E…

7. Prioriza el crudo

Come  vegetales y frutas crudas en abundancia, ya que, así, sus propiedades se mantendrán intactas.

8. Incluye vegetales de hoja verde en crudo 

Contienen clorofila, un fitoquímico que nos ayuda a oxigenar, a limpiar nuestra sangre. Una buena idea es tomar un green smoothie al día ya que, de este modo, nos aseguramos una buena dosis de clorofila.

9. Come fruta en abundancia

En el desayuno, como snack… Tiene vitaminas y minerales, gran cantidad de agua y se digiere rápidamente.

10. Toma carbohidratos complejos

Aportan energía de forma gradual y tienen fibra Éstos son los cereales integrales (arroz, centeno, espelta, kamut, avena, mijo), los pseudocereales (quinoa, trigo sarraceno, amaranto), las patatas y los boniatos. Los tres pseudocereales que cité, además de carbohidratos, son una proteína completa ya que tienen todos los aminoácidos esenciales.

11. Toma legumbres.

Son una fuente de proteína vegetal excepcional, además de contener carbohidratos complejos, fibra y hierro.

12. No le tengas miedo a las grasas

Siempre y cuando sean de calidad: aguacate, coco, frutos secos, semillas y aceitunas. No soy muy fan de los aceites ya que son grasa pura. Prefiero tomar el alimento completo que, además de grasa, nos aporta vitaminas, minerales y fibra. Por ejemplo, prefiero tomar aceitunas que aceite de oliva o aguacate que aceite de aguacate. En todo caso, si quieres seguir consumiendo aceite, te recomiendo que sea virgen extra y en crudo, no lo calientes ya que se oxidan sus ácidos grasos.

13. Muele las semillas

Para que sus paredes duras se rompan y a nuestro organismo le sea más fácil asimilarlas.

14. Remoja los cereales, pseudocereales, legumbres, frutos secos y semillas

Para ayudar a la eliminación de sus antinutrientes (ácido fítico) que interfieren en la absorción de minerales como el calcio, hierro etc por parte de nuestro organismo.

15. Toma alimentos probióticos

Como el chucrut, el té kombucha, el tempeh, el miso etc. ya que alimentan nuestra flora intestinal.

16. Apuesta por los germinados

Son alimentos “vivos” ya que contienen el embrión de una nueva planta. Por esto, tienen una cantidad descomunal de nutrientes.

17. Da sabor con especias y hierbas aromáticas

No sólo dan un sabor delicioso a los platos, sino que además están cargados de vitaminas y minerales.

18. Incluye superalimentos

Como la maca, el açaí, la rosa mosqueta, la chlorella, el mesquite, la hierba de trigo etc. No es imprescindible pero supone un “chute” de energía y nutrientes muy interesante.

19. Compra eco

Sé que el pecio es mucho más elevado en los productos ecológicos que en los convencionales. Es cuestión de priorizar. Para mí, lo más importante es la salud así que prefiero invertir en ella antes que en otras cosas. Con esto no quiero decir que debas comprar orgánico sí o sí. Cada persona tiene su forma de ver la vida y es totalmente válida. Si no te puedes permitir comprar todo eco, te sugiero que al menos lo hagas con los alimentos más contaminados en las agricultura convencional: manzanas, apio, tomates, pepino, uvas, nectarinas, melocotones, patatas, espinacas, fresas, arándanos, pimientos, judías verdes y kale.

20. No te obsesiones

Alimentarse bien es importantísimo pero también lo es ser feliz. Así que nútrete con alimentos de verdad y si, de vez en cuando, tomas algo no tan saludable, no es el fin del mundo, no te autocastigues. Disfrútalo y siéntete bien contigo mismo/a. ¡Te lo mereces!

¿Os ha resultado interesante este post? ¿Cuáles de estos tips ya lleváis a cabo?

Con mucho cariño,

Lidia

Foto @oatmornings

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s