Fudge – Corazones de mantequilla de cacahuete

el

  Ayer hice fudge vegano por primera vez y, al comerlo, pensé: ¿cómo puede ser que no lo haya hecho nunca? ¡Qué cosa más rica, por favor! 🙂 Para los que no sepáis qué es el fudge, os explico. Es un dulce de azúcar típico de Estados Unidos que tiene una textura blanda pero firme, similar al toffee. Os prometo que, al meterlo en la boca, se derrite poco a poco. No os lo podéis perder. Poneos manos a la obra y ¡al lío!

  Sólo necesitáis tres ingredientes fundamentales y uno opcional así que no hay excusa para no mimarse con un dulce natural y saludable, libre de porquerías. Ayer fueron mi postre despúes de la cena junto a un chocolate calentito hecho con leche de coco, cacao puro y vainilla. Me parece una maravilla disfrutar de estos pequeños placeres gastronómicos al mismo tiempo que cuidamos nuestro cuerpo y mente con ingredientes increíblemente sanos.

  Disfruté tanto de ellos que me apetecía compartir con vosotros la receta. Cada vez que tengáis ganas de tomar algo dulce ¡hacedla, por favor! No recurráis a lo fácil: bajar a comprar una palmera de chocolate cargada de harinas y azúcares refinados, lácteos, grasas trans etc. Haceos responsables de vuestra salud y nutriros con alimentos reales. Os lo merecéis.

subir393

Qué necesito

  • 6 cucharadas de mantequilla de cacahuete (orgánica, 100% cacahuete)
  • 2 cucharadas de aceite de coco virgen extra
  • 1 cucharada de sirope de ágave crudo
  • unas gotitas de extracto de vainilla (opcional)

Cómo lo preparo

  • Derretimos el aceite de coco en un bol en una especie de baño maría. Os explico cómo: ponemos una pota con agua a fuego medio y colocamos encima un bol grande sin que éste toque el agua. De este modo, no sobrecalentamos el aceite de coco, sería una pena.
  • Sacamos el bol del fuego y añadimos la mantequilla de cacahuete, el sirope de ágave crudo y la vainilla. Mezclamos  con unas varillas hasta que todos los ingredientes queden bien incorporados.
  • Cogemos el molde (en mi caso, en forma de corazones) y lo rellenamos.
  • Los metemos en el congelador. En una media horita estarán perfectamente solidificados y listos para comer. Los conservamos en el congelador para que no se derritan y los vamos sacando a medida que los vayamos necesitando.

subir394

subir395

No olvidéis compartir vuestras fotos en Insta con #oatmorningsrecetas.

Un beso gigante,

Lidia

 

Fotos @oatmornings

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s