Leche vegetal vs. leche animal

el

  Hace ya unos años que la leche vegetal empezó a ponerse de moda y, hoy en día, su consumo está en pleno auge. No hay duda de que la de origen animal es mucho más pesada y difícil de digerir. Si pensamos con coherencia, no estamos diseñados para beber leche de ninguna mamífera que no sea la de nuestra madre (y sólo hasta el destete) La leche de vaca está hecha para el ternero; la de oveja, para para el cordero etc. Sin embrago, desde pequeños, nos han inculcado la idea de que necesitamos los lácteos para no carecer de calcio y tener los huesos fuertes. Para vuestra información, existe una gran variedad de alimentos en el reino vegetal ricos en calcio mucho más saludables. El kale, el brécol, el sésamo o las algas son sólo algunos ejemplos.

  Yo suelo hacer mi propia leche vegetal en casa por dos motivos. El primero es que siempre va a ser mucho más sana que la comercial. La  que compramos, aguanta mucho tiempo porque la someten a un proceso de esterilización (es decir, la exponen  a golpes de calor para matar microorganismos), mientras que la casera dura unos tres días aproximadamente en la nevera. Además, a veces, le añaden aceites vegetales, azúcares, estabilizantes etc. El segundo motivo es que sale infinitamente más económica.

  Hay leche de cereales como la de avena, arroz, quinoa (aunque ésta es un pseudocereal), de frutos secos como la de almendras, avellanas o anacardos, de semillas como la de sésamo o cáñamo,  de legumbres como la de soja o cacahuetes y de fruta como la de coco. Las más baratas de preparar son las de cereales. Yo suelo hacer la de avena muy a menudo aunque mi favorita es, sin duda,  la de anacardos por su dulzor y cremosidad.

subir7
Leche de avena con canela

  En el mercado existen diferentes métodos para prepararla: la bolsita de algodón, la chufamix etc. Yo, de momento, no tengo ninguno de estos instrumentos así que simplemente bato el ingrediente principal con agua en una batidora de vaso y la dejo tal cual, sin colar. Personalmente, no me importa que tenga grumitos 😉 Suelo poner una parte del producto por cuatro de agua. Ésto es cuestión de gusto. Si os parece demasiado líquida, simplemente añadís más cereal / fruto seco / semilla y, si consideráis que queda muy espesa, le echáis más agua. Antes de batirlo, se debe poner a remojo el ingrediente durante unas horas (el tiempo dependerá de su dureza) para que se ablande. Una vez ablandado, se debe lavar bien. El hecho de ponerlo a remojo tiene otra ventaja y es que lo activamos. Con el activado, reducimos antinutrientes como el ácido fítico, que dificulta la absorción de nutrientes por parte de nuestro organismo.

  Ésta sería la base, luego podéis saborizarla como más os guste: canela, cacao, especias chai, dátiles, limón etc. ¡No dudéis en innovar!

subir161
Leche de anacardos
subir183
Leche de cacahuetes

¿Y vosotros, tomáis leche vegetal? ¿Cuál es vuestra favorita? ¿La hacéis en casa? Contadme y,  si tenéis alguna duda, estaré encantada de aclaráosla 🙂

Un besito,

Lidia

 

Fotos @aotmornings

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Fatima dice:

    Perdona Lídia pero no entendí muy bien proporciones, si pongo 200 gas anacardos, por ejemplo cuánto pondrías de agua?

    Le gusta a 1 persona

    1. oatmornings dice:

      Es una medida de anacardos( o del cereal, fruto seco o semilla que sea) por cuatro de agua. O sea, que si pones 200g de anacardos, pondrías 800ml de agua. Si te parece demasiado espesa, más agua y si crees que queda muy líquida, más anacardos. Es cuestión de gusto. No hay medidas perfectas 😉 Besos!

      Me gusta

  2. Fatima dice:

    Lídia, vas a hacer otro taller, me apunto y arreglamos q cuando veo Zaida no me acuerdo.

    Me gusta

  3. ALICIA dice:

    Hola Lidia, cuando dejas la avena en remojo se lava y tiras el agua… luego pones agua de nuevo? Cuanto tiempo la dejas en remojo? Gracias.

    Le gusta a 1 persona

    1. oatmornings dice:

      ¡Hola Alicia! Te digo los pasos.
      1. Dejar los copos de avena a remojo unas 2 horas como mínimo.
      2. Escurrirlos.
      3. Lavarlos bajo el grifo.
      4. Batirlos con agua nueva (una proporción de una taza de avena y cuatro de agua)
      Cualquier duda, me dices 🙂 Gracias!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s